gestionatutiempoemocionarte

Gestiona Tu Tiempo

Gestiona Tú Tiempo

Vivimos tiempos complejos en los que precisamente lo que más falta es tiempo. Y nos sobran tareas y quehaceres. Ahora ya no vale simplemente con trabajar. En un entorno cada vez más competitivo y en el que se ha terminado lo del “empleo para toda la vida”, la única manera de alcanzar el éxito profesional  es que estemos continuamente entrenando y desarrollando nuestras habilidades.

Es decir, además de las ocho horas de trabajo, hay que sumar una o dos horas más al día dedicadas a formarnos. También es conveniente, incluso necesario, no solo para nuestro cuerpo, sino también para nuestra cabeza, que hagamos algo de ejercicio físico, al menos dos o tres veces por semana. Y por supuesto, también hay que ocuparse de la familia, la pareja y las obligatorias tareas domésticas. Si sumamos las horas, veremos que casi no nos llega con las 24 del día.

Con este panorama, no será raro que alguna vez nos sentamos identificados con el conejo blanco de “Alicia en el País de las Maravillas”, ese personaje que iba corriendo de un lado para otro porque siempre andaba escaso de tiempo. De ahí que sea tan necesario que aprendamos a gestionar este bien tan escaso.

gestionatutiempoemocionarte

Para ser buenos gestores del tiempo, lo primero que tenemos que hacer es ser consciente de que, al fin y al cabo, nuestro tiempo es solo nuestro y de nadie más. Este debe ser el punto de partida desde el que organicemos todo. Después, debemos tener claro qué significa gestionar bien nuestro tiempo. Podríamos definir este concepto como el aprendizaje de las capacidades necesarias a fin de planificar adecuadamente el tiempo que vamos a dedicar a los diferentes ámbitos de nuestra vida.

Un consejo fundamental es que debemos contar siempre con alguna agenda o con algún tipo de programa o aplicación que nos sirva de recordatorio de las diferentes tareas que debemos realizar a lo largo de la jornada. Porque por muy buena cabeza que tengamos, en ella no cabe todo. Y siempre es conveniente liberar espacio. Y liberar tensión, de paso.

También resulta esencial que no nos retrasemos con la ejecución de las tareas. Dejarnos cosas pendientes siempre aumenta la presión, lo que obstaculiza que hagamos bien las nuevas que puedan ir surgiendo. Como resultado, podemos acabar con una gran cola de trabajo que nos lastrará. Para evitarlo, hay que centrarse en las tareas individualmente hasta que estén terminadas, tratando de aislarnos en lo posible de los asuntos no urgentes.

Nunca hay que dividir tu atención entre varias actividades al mismo tiempo, ya que tendrá el efecto contrario al que deseamos.  Es decir, en lugar de adelantar tiempo, nos atrasaremos, porque no seremos eficaces con ninguna de las cosas que estemos haciendo a la vez.

Por otro lado, hay que ser eficientes y terminar con las pérdidas de tiempo provocadas por las reuniones mal planificadas, las interrupciones, las llamadas telefónicas, la parálisis por análisis, el desorden, el no saber delegar o el mal uso del lenguaje.

Y finalmente, debemos tomar el refranero español para subrayar eso de que no hay que dejar para mañana lo que puedas hacer hoy. Así liberaremos tiempo que podremos dedicar al deporte y las relaciones sociales, que son igualmente imprescindibles para una gestión eficiente de nuestro tiempo.

www.emocionartecoach.com

Categories